22: ¿Puedes cambiar tu vida? Una reflexión y dos preguntas.

autonomía historia personal pensamientos proceso de aprendizaje valores

¿Sabes que tienes el poder para cambiar tu vida?

Para ello, primero necesitas reconocer cómo estás viviendo que, en gran parte, tiene que ver con lo que piensas. 

Y estas dos preguntas influyen mucho en tu manera de pensar: ¿Por qué? y ¿Para qué?

En este episodio, podrás reflexionar sobre la diferencia entre tener una visión y decidir llevarla a cabo, de acuerdo con tus valores. Porque tú creas tu futuro con tus decisiones, día a día.

 

 

 

 

En el 2021, durante la pandemia, ofrecí algunas charlas virtuales sobre ética e integridad a servidores públicos. Te cuento un poco sobre la primera charla para explicarte sobre tu poder para cambiar tu vida.

Mis primeros pensamientos eran sobre la situación de las personas que estarían en la charla. Me decía que, en un contexto tan difícil, esas personas tendrían diferentes preocupaciones. Por ello, yo no quería que fuera una charla más. Quería que realmente les sirviera en su situación presente, que valiera la pena estar.

 

Luego, mis pensamientos me llevaron a una experiencia previa cuando, siendo adolescente, en el colegio, hice una exposición sobre los valores.

 

Mi papá me había ayudado a preparar la exposición. 

 Habíamos conversado bastante acerca de los valores e incluso, habíamos encontrado relaciones entre unos y otros valores, lo cual permitía darle una línea lógica a mi exposición. Para estar segura, había escrito un texto de ayuda.

 Sin embargo, mientras exponía, había percibido que mi exposición se ponía difícil o incluso aburrida por momentos...

 

Con ojos de adulta, sentía que esa exposición había sido un poco abstracta, sobre todo para estudiantes de secundaria.

 Quizá por mi edad – me decía – no había podido expresar correctamente lo que habíamos planeado porque aún no había vivido experiencias en las cuales hubiese tenido que defender mis valores o simplemente expresarlos, sin importar lo que otras personas pudiesen hacer o pensar…

 

Ahí estaba yo, preparando mi primera charla sobre ética e integridad en el contexto de pandemia, recordando a la adolescente que exponía sobre valores en su colegio. 

 Y era una mujer que ya había vivido distintas experiencias y además había investigado sobre temas relacionados a ética y valores. 

 

Mis pensamientos, mi diálogo interno, era:

 - “que mi charla valga la pena”,

- “que sea práctica”,

- “que les sirva”.

 Y eso venía con exigencia…

 

Entonces, mientras preparaba la exposición, me encontré con una reflexión que me hizo conectarme conmigo misma y regresar al presente.

 

Una reflexión

 

“La persona que eres ahora refleja las decisiones que has tomado.

 Estas decisiones te predisponen a actuar de una manera, pero no te limitan a hacerlo siempre así.

 Todas las personas tenemos la capacidad de cambiar. Y para eso, solo tienes que elegir distintas acciones. Tomar nuevas decisiones.”

 

¡Excelentes noticias!, ¿cierto?

Porque puedes tomar decisiones alineadas a lo que consideras valioso en tu vida.

 

Retornando a mi charla…

Con esa idea fuerza era suficiente.

 

¿Qué más práctico que hablar de las decisiones que tomamos cada día?

 ¡Y cómo vale la pena hablar de aquello que nos define como seres humanos! 

 

Porque desde que despertamos, por la mañana, tomamos decisiones (si duermes cinco minutos más, si abres tus cortinas y ventanas o te quedas a oscuras, si sales a hacer ejercicio, si te preparas el desayuno primero, etc.).

 

Pero no siempre somos conscientes de las decisiones que tomamos y de quién estamos siendo con esas decisiones…

 ¿Y si nos proponemos ser un poco más conscientes día a día?

 

Y ese fue el hilo conductor de mi exposición.

 No era que mi charla traía algo nuevo. Facilitó que se genere un contexto de reflexión.

 

Las personas se habían dado permiso de pensar sobre la posibilidad de conducir sus vidas, incluso en un contexto difícil e incierto. ¿Cómo lo sé? Por lo que decían y sobre todo comentaban libremente en el chat de la plataforma virtual.

 

Y luego hablamos de otras preguntas importantes, que te podrías hacer cuando has iniciado el camino para cambiar o transformar tu vida, cuando declaras que deseas conducir tu vida de acuerdo a tus valores:

 - ¿Para qué?

- ¿por qué?

 ¿Qué? y ¿cómo? eran más conocidas

 

Ahora, volvamos a ti.

 Retomemos la idea de que puedes transformar tu vida, siendo consciente de tus decisiones.

Entonces, analicemos las dos primeras preguntas.

 

1. Pregunta ¿POR QUÉ?

 

Si te quedas en el “por qué”, te puede pasar como a mí cuando preparaba mi charla.

Ese diálogo interno sobre mi exposición en el colegio, mi preparación para brindar la charla y la necesidad de que valga la pena… 

En el fondo, podría reflejar la creencia de que yo no era suficiente para presentar la charla.

 

La conversación del porqué te lleva al pasado.

 

Te lleva a pensar en las causas de lo que haces o lo que has hecho.

Por ejemplo, ¿por qué tú?, ¿por qué a ti te pasan esas cosas?

 

Y si estás acostumbrada a cuestionarte, a sacarte en cara tus errores, esa pregunta no te ayuda. Te lleva a ser aún más crítica contigo misma y debilita tu confianza.

 

Además, cuando vas al pasado, tus respuestas son interpretaciones de lo que ha pasado con los “lentes” de hoy. 

Por ejemplo, si sientes estrés y “descubres” que estás haciendo algo que no te gusta o no te da resultados, ¿qué pasa cuando te preguntas “por qué”?

 

2. Pregunta ¿PARA QUÉ?

 

“Para qué” te proyecta al futuro. A ese lugar donde quieres estar. 

¿Para qué estás en este mundo? ¿Cuál es tu misión?

 

En mi caso, cuando preparaba la charla, ¿para qué lo hacía? 

Tenía la motivación de ayudar sinceramente a otras personas, pero tenía que traer esa motivación “presente”. Aquí en mi corazón.

Y créeme que eso se sentía a través de las cámaras de las computadoras y de los celulares. 

Y por eso la conexión y la participación y la reflexión conjunta…

 

Te pregunto:

 Si aceptas que puedes cambiar y tomas una decisión, ¿para qué lo haces?

 

- ¿Para qué estás iniciando un proyecto propio?

- ¿Para qué estás estudiando un posgrado?

- ¿Para qué estás escuchando este podcast?

 

Hay una visión de futuro: una situación que deseas alcanzar, una aspiración

Y ahí, también, un valor que proteges: 

Tu familia, tu salud, tu paz interior, la sostenibilidad del planeta, etcétera.

 

Con el “para qué” ves un futuro. Y con tus decisiones, te atreves a crear ese futuro.

 Luego, vienen las otras dos preguntas:

 

¿QUÉ haces para crear ese futuro?

 Y puedes ahondar más, ¿qué haces igual? ¿qué haces distinto?

 

¿CÓMO vas a recorrer ese camino de tu situación actual a esa aspiración?

 Y cuanto más concretas sean tus respuestas al "cómo", vendrán acciones, fechas, lugares, personas, etc.

 

Ahora, tu decisión:

 ¿Qué prefieres?

¿La pregunta del "por qué" o la pregunta del "para qué? 

 

Si deseas continuar esta reflexión, sigue nuestro podcast y el canal de YouTube.


Con Aprende Siendo, te acompaño en tu proceso de aprendizaje, con respeto, para que alcances la vida que valoras. Ese futuro que decides crear.

 

Si prefieres que te cuente esto en video, puedes dar clic 👇 

 

 

¿Quieres estar al día con las publicaciones? 

Apúntate y forma parte de Aprende Siendo.

Exploremos y aprendamos juntas/os.

Al registrarte a esta lista, aceptas que te enviemos un email para informarte sobre episodios del podcast, novedades y promociones. Conservaremos tus datos solo mientras lo desees.

Conócenos
Te acompañamos