21: ¿Puedes aprender de tus errores? Míralos de otra manera.

interpretaciones investigación proceso de aprendizaje
Hombre joven mira el eclipse de manera diferente con sus anteojos

Si has iniciado un proyecto personal o profesional importante para ti, has tomado decisiones. Algunas veces, esas decisiones funcionan bien y logras tus objetivos, pero no siempre. 

¿Qué haces cuando sientes que te has equivocado o que has fallado?

En este episodio, desarrollo cuatro vías de análisis, a fin de que puedas reconocer qué pueden significar los errores en tu proceso de aprendizaje para continuar en tu proyecto y alcanzar los objetivos que te has propuesto.

Y lo hago motivando tu reflexión con preguntas. Así que toma lápiz y papel y ¡acompáñame!

 

 

 

 

 

Analicemos la situación que te preocupa en este momento.

¿Sientes que no puedes continuar con tu proyecto porque te equivocaste?

¿Y eso afecta tu capacidad para tener éxito en lo que te planteas en tu vida?

 

Exploremos cuatro vías de análisis…

 

1. Ya sabes qué no hacer.

Lamentablemente, lo que hiciste no resultó como querías.

 

Si te preguntas:

  •  “¿Qué debería hacer para no lograr ese resultado que busco?” 
  • “¿Qué, exactamente?”

 Ya tienes la respuesta.

 

Si repites la estrategia que seguiste, no lograrás ese resultado.

 

Ahora, ¿qué puedes aprender de eso?

Eso me trae al siguiente punto.

 

2. Decidiste y actuaste. 

¡Y bravo por eso!

Has realizado acciones de la manera cómo sabías y podías en ese momento.

 

Cuéntame, ¿qué pregunta te hiciste para llegar a la conclusión de que te equivocaste?

 

Podrías haberte preguntado:

 a) ¿Logré mi objetivo?

 b) ¿En qué medida logré mi objetivo?

c) ¿Cuáles fueron los factores que facilitaron o impidieron que logre mi objetivo?

 

La pregunta a) se responde con un Sí o No. 

Y si tu respuesta es negativa, puedes quedarte con la sensación de que no pudiste.

 

La pregunta b) te llevaría a “medir” tu logro, en el mejor de los casos.

 

En cambio, la pregunta c) te lleva a analizar, a evaluar, qué hubo detrás de todo lo que resultó hasta el momento: qué hiciste, cómo lo hiciste, qué situaciones inesperadas pudieron surgir, cómo te comportaste frente a ellas, quiénes te ayudaron, etcétera. 

 

Esta pregunta te permite buscar y obtener mayor información, de tu propia experiencia, si quieres continuar con tu proyecto.

 Y con esa información, puedes decidir qué hacer, a partir de ahora.

 

Pero la memoria es frágil, ¿podrías apuntar eso que aprendes en algún lugar para que lo tengas presente?

¡Excelente! Sigamos con el tercer punto.

 

3. La historia que te cuentas

Si piensas que cometiste un error, ¿qué te dices a ti misma?

¿Qué otros pensamientos vienen a tu mente?

 

Quizá te juzgas severamente…

¿Cómo te tratas en tu diálogo interno? 

 

Te pregunto nuevamente:

¿Ese error afecta tu capacidad para tener éxito en lo que te planteas en tu vida?

 

Tu capacidad no disminuye por un error. 

Tú eres capaz de lograr lo que deseas, si realmente lo valoras.

 

Esto no significa que logres todo, tal como lo visualizas hoy.

Esa visión puede ir cambiando porque tú cambias; le vas dando forma en el camino para alcanzarla...

 

Si ya sabes que eres capaz de decidir y actuar y que puedes evaluar tu situación:

Puedes volver a decidir y actuar, de otra manera

 

Entonces, ese error puede ser la oportunidad de ensayar y aprender nuevas estrategias, si tienes claridad sobre qué buscas realmente (lo que te importa, tu "para qué", tu propósito).

 

Y lo que resulte, sea o no sea lo que esperas, no afecta tu valor como ser humano.

Tus logros no definen quién eres, ¿crees eso?

Ahora, llegamos a un punto crucial.

 

4. Tu creencia básica acerca de aprender. 

Las creencias son ideas que consideras verdades absolutas en tu vida y definen tus maneras de pensar, de sentir y de actuar.

 

A ninguna persona le gusta que las cosas no le resulten bien, no le gusta sentir que ha fallado; sin embargo, no todas las personas reaccionamos igual. 

Te planteo dos casos.

 

 

1. Algunas personas desisten

 

Porque se convencen de que eso que buscaban (su proyecto) no era realmente importante o que sus habilidades están mejor utilizadas en otro proyecto. 

 

Detrás está la creencia de que valen por lo que pueden hacer, por los talentos que tienen.

Entonces, estas personas piensan que es mejor hacer aquello para lo cual tienen talento. 

 

Por ello, una forma de “cuidarse” es no exponerse a fracasos haciendo cosas nuevas. 

No continuarían ese proyecto.

 

 

2. Otras personas continúan y persisten, con nuevas estrategias. 

 

Están dispuestas a asumir riesgos, esforzarse y aprender.

Y pueden disfrutar el proceso de explorar, experimentar, aprender, haciendo lo mejor posible…

 

Detrás está la creencia de que sus capacidades no están limitadas por su situación actual y que pueden aprender.

La psicóloga Carol Dweck le denomina “mentalidad de crecimiento”.

 

¿Con cuál de esas creencias te identificas más?

 

Preguntas de reflexión

Te invito a acompañarme con estas preguntas:

  

  • ¿Qué puedes aprender, cuando no obtienes los resultados que buscas?
  •  ¿Cómo puedes aprender?

  

Con esa experiencia (que no te salió bien), te puedes dar cuenta de que algunas cosas pueden tomar más tiempo, pueden resultar difíciles por momentos pero, si decides aprender, puedes ajustar y retomar.

  

  • ¿Qué acciones puedes definir y llevar a cabo para continuar con tu proyecto?
  • ¿Qué recursos tienes disponibles para ello? ¿Quiénes te pueden ayudar?
  • ¿Qué puedes hacer para perseverar con motivación y determinación?

  

Es importante definir un plan que enmarca tus acciones porque significa que tienes la voluntad de implementar tus decisiones, siempre orientado a tu propósito. 

No debe ser una “camisa de fuerza” porque pueden ocurrir cosas inesperadas y será necesario que ajustes, adaptes y diseñes nuevas estrategias, para continuar en tu proyecto y realizar tus sueños.

¡Y puedes descubrir cómo hacerlo disfrutando!

 

En resumen

Para mirar a tus errores de otra manera, te invito a:

 

  1. Reconocer que ya sabes qué no hacer exactamente.
  2. Celebrar porque decidiste y actuaste y ¡puedes volver a hacerlo!
  3. Identificar la historia que te cuentas.
  4. Examinar tu creencia básica acerca de aprender.

 

Con Aprende Siendo, te acompaño en tu proceso de aprendizaje, con respeto, para que alcances la vida que valoras. 

 

Contáctanos en la página web o en nuestras redes sociales para conversar cómo.

 

Notas:

Si quieres conocer más sobre la “mentalidad de crecimiento”, puedes revisar:

  •  Dweck, Carol S. (2006). Mindset: La actitud del éxito. Editorial Sirio S.A.

 

Otros episodios del podcast mencionados:

 11: Abraza tu imperfección y gestiona tu diálogo interno, con amabilidad.

8: ¿Para qué te sirve evaluarte, si solo te enfocas en lo que logras?

 

Si prefieres que te cuente esto en video, puedes dar clic 👇 

 

 

¿Quieres estar al día con las publicaciones? 

Apúntate y forma parte de Aprende Siendo.

Exploremos y aprendamos juntas/os.

Al registrarte a esta lista, aceptas que te enviemos un email para informarte sobre episodios del podcast, novedades y promociones. Conservaremos tus datos solo mientras lo desees.

Conócenos
Te acompañamos